ROLFING

Método Rolfing: ¿Qué es?

Rolfing consiste en realizar manipulaciones muy precisas en la red fascial (es decir, el tejido conectivo formado por ligamentos, tendones,  membranas, organizado en una misma red) combinado con movimientos de coordinación de parte del cliente. Es una técnica de re-estructuración y educación postural que busca una mejor alineación corporal en acuerdo con las fuerzas de la gravedad.

 


Beneficios de Rolfing:

Rolfing permite recobrar el placer de moverse y de habitar su propio cuerpo. Rolfing alivia las tensiones crónicas, tales como el dolor de espalda, de las cervicales, de las articulaciones, restricciones etc… Rolfing potencia nuestra salud y vitalidad. Al restaurar el equilibrio del tejido miofascial, también mejorarán los otros sistemas: nervioso, circulatorio, motor, visceral, etc… y con ello el equilibrio corporal en su totalidad. Esta mejora a nivel físico tiene sus beneficios a nivel emocional, e influye la capacidad de control de estrés.


¿A quiénes se recomienda Rolfing?

Rolfing es para personas de todas las edades y sobre todo a aquellas que sienten un malestar, o que están sometidas a un estrés intenso. Por ejemplo, personas que tienen tensiones y dolores crónicos, debidos a accidente, trauma, una intervención quirúrgica o mala postura.  Rolfing también se recomienda a personas interesadas en la búsqueda de la conciencia de sí mismas y de sus recursos, y/o que deseen perfeccionar el control de sus movimientos (en actividades tanto deportivas, cuerpo-mente o de expresión artística).


Hervé baunard: acerca de rolfing

Enlaces: